American Way of Life

En Fort Lauderdale se decidió el destino de los restos insepultos por casi un mes de Anne Nicole. El juez Seidlein superó todas las expectativas como actor dramático, mejor incluso al actor que es una neurosis viviente de otra teleserie made in “Yunai”, conocido coloquialmente como yankee.
El juicio fue transmitido por la televisión a todo el país. Por anga o por manga cada uno de los testigos lloró, incluyendo al propio juez Seidlein. El juez se pasó una mañana despachurrado en su sillón, rodeado de abogados representando a California, otros a Texas y tal vez a la propia Florida. A veces, con cara de aburrido, gritaba: que hable Texas… quiero escuchar a California. Comparó el caso a Camelot y quedó en descubierto su débil cultura cuando citó a Alejandro Dumas y a los mosqueteros los puso a hablar en la Mesa Redonda con aquello de uno para todos, todos para uno.
Al dictar la sentencia, el juez Seidlein, entre sollozos y lágrimas se desintegró sobre su escritorio como tomate atropellado.
Su lacrimoso veredicto determinó que los restos de la modelo deberán reposar en Las Bahamas junto a su hijo muerto por los mismos días en que ella dio a luz a una mujercita, cuya paternidad se desconoce. En Las Bahamas, un ministro de raza negra perdió su cargo por meterse en las sábanas de la drogadicta modelo, que pasó sus últimos meses mostrando una gordura inusitada. Con sus manos regordetas aparece en un video maquillándose como un payaso y pasea a su bebe con cara perdida. Otros videos muestran al doctor que le recetaba narcóticos y otras pastillas, en paños menores en una fiesta con la depresiva Anne Nicole, donde todo indica que además mantenía una relación mas que profesional.
Los dos amantes con mayores posibilidades y la madre, disputan los restos de la casi sosias de Marilyn Monroe, la custodia y herencia de casi 7 millones de dólares de la bebe de 3 meses En una conferencia de prensa conjunta, aparecieron los tres tomados de las manos enfrentando a una jauría de periodistas. (Así es la prensa, dirá el “Tote” Cisternas, protestando otra vez contra el Edwards)
Los millones en disputa provienen de la herencia que le dejó un septuagenario, petrolero texano, mujeriego y libidinoso que se casó con ella. Después de siete anos de matrimonio el sujeto “pass the way” y la familia contraatacó exigiendo reintegración de la herencia.

Este artículo fue publicado en anecdotas, periodismo, personajes, Sin categoría y etiquetado , . Marcador del enlace permanente.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>