Las cucharitas de té

Por ahí destaqué en otra nota los variados modelos de cucharas de té  para encresparse las pestañas, a bordo de un atiborrado Metro, que las mexicanas acostumbran a guardar en sus bolsos.

Pues bien, un amigo me ha dicho que, además de las mexicanas, hay mujeres de otras latitudes que boicotean el mercado de los encrespadores para usar las cucharitas de té. Aviso a mis congéneres: no lo intenten con las de café ya que las pestañas quedarán como bailarinas torcidas o en battement frappé, lo que puede traducirse con ellas en las manos…

Mientras yo escuchaba un “bolerazo” de Plácido Domingo, mi amigo me hizo saber que había detectado a cuatro mujeres de su familia y a dos amigas más que usan el adminículo para encresparse las pestañas. Pude rebatirle con firmeza y conocimiento de causa que, en ningún caso, sus cercanas lo harían a bordo de un atestado Metro como las mexicanas y – escuchando los tonos y semitonos de Plácido Domingo –  íntimamente me dije: Debo ir a Veracruz y cantar con mariachis a todo trapo: Las Noches de Veracruz…..

Me respondió: “La gracia es que las usan en el auto, mientras manejan. Es parte del ritual de espera de la luz verde”.

Eso me hizo más sentido porque desde que aparecieron los autos hindúes (indios) y chinos, la ciudad tiene más tacos.

Añadió que una de sus mujeres usa una cucharilla de la época de su abuelita, de aquellas que tienen hasta figuritas. Entonces recordé que una tía armó un lío en casa cuando se le perdió la cuchara de las pestañas y que siempre me pareció demasiado “gastada”. ¡Vaya a saber Dios cuánto tiempo la tuvo en sus manos!. Yo crecí con el consumismo y siempre he tenido un encrespador entre los artefactos de maquillaje. De ahí mi asombro al comprobar la pericia mexicana para pintarse los ojos y además encresparse las pestañas en los bamboleantes y vertiginosos vagones de Ciudad de México.

No tengo muchas pestañas para encrespar, aunque tengo varias cucharitas de diversos orígenes y diseños. (¿Será cierto aquello de quemarse las pestañas detrás de un libro o un computador? Esa sería una buena explicación).

Mientras Plácido Domingo canta “Arráncame la vida y si acaso te hiere el dolor, ha de ser de no verme…. “

Mi amigo me hace volver al tema diciendo: “Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhgggg los boleros …”  Yo me evado recordando los ojazos de las chihuahuenses, jarochas, jaliscienses, regiomontanas. Le comento que un buen bolero hasta da ganas de volver a enamorarse. Y obviamente las mexicanas cuidan el amor y aman aun entre el desamor y la violencia. Usar una cucharita de té es lo mínimo y más barato que deben hacer para realzar la vida.

Este artículo fue publicado en anecdotas, historia, mexico, personajes, viajes y etiquetado , , , , , , , . Marcador del enlace permanente.

4 Respuestas a Las cucharitas de té

  1. Liver Spots dijo:

    Estaba surfeando la red y encontre tu pagina. Me gusta bastante. Agregada a mis favoritos

  2. Hoy en dia hay muchas paginas con contenido generico, pero despues de haber revisado la tuya tengo que decir que es algo diferente. Que sigas haciendo ese buen trabajo

  3. magalegria dijo:

    Gracias! Trataré de hacerlo

  4. magalegria dijo:

    Gracias, muy gentil

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>